viernes, 23 de octubre de 2009

Mel rechaza tercería que propone Micheletti para irse

Tegucigalpa EFE
El depuesto presidente de Honduras, Manuel Zelaya, dijo hoy que la salida a la crisis no es buscar una tercera persona para que le restituya en el cargo, sino respetar la soberanía popular.

"La salida al problema no es realmente buscar otra persona para que asuma el cargo, la salida al problema es respetar lo que el pueblo dice en las urnas, la soberanía popular", expresó Zelaya a Radio Globo, desde la Embajada de Brasil en Tegucigalpa. Las palabras de Zelaya se producen después que la comisión de diálogo de Micheletti presentara una contrapropuesta en la que vuelve a reiterar que el presidente de facto está dispuesto a dejar el poder en favor de una tercera persona si Zelaya desiste en su propósito de regresar a la presidencia.

Esta oferta ha sido presentada varias veces desde el golpe de Estado del 28 de junio y reiteradamente ha sido rechazada por el gobernante derrocado. Zelaya se preguntó si en Honduras las elecciones se celebran "para que los militares se reúnan con los civiles y quitar los presidentes, para qué se hacen elecciones".  Zelaya expresó que ahora en Honduras "hay un sólo poder del Estado y lo dirige el señor Micheletti, en forma arbitraria". "Yo soy una salida a la crisis, no soy un problema", dijo Zelaya, quien además señaló que quiere "que el mundo sepa cuál es el conflicto que tiene Honduras".

En la propuesta presentada hoy, la delegación de Micheletti indica que esperará "todo el día" la respuesta de la otra parte, a pesar de que esta ya dio por finalizado el diálogo tras vencer a la medianoche un ultimátum dado a las autoridades de facto para que aceptaran que el Congreso decida sobre la restitución de Zelaya. Además, Zelaya acusó al presidente de facto de burlarse del proceso de diálogo para llegar a una solución a la crisis.