sábado, 19 de septiembre de 2009

Congresistas latinos aumentan presión por retorno de la democracia en Honduras



El Grupo Legislativo Hispano del Congreso, mediante una carta pública dirigida a Nidia Velásquez, Presidenta del Comité Central de Congresistas Hispanos, se sumaron a los intensos esfuerzos internacionales por la solución al conflicto hondureño, lo que constituye un gran avance político hacia la restitución de la democracia y el retorno del Presidente legítimo Manuel Zelaya Rosales.

La misiva es el resultado de una gira llevada a cabo por el dirigente garífuna, Dr Luther Castillo, víctima de la represión golpista con los intentos de cierre del primer y único hospital garífuna impulsado por él. Los congresistas plantearon a Velásquez sumarse a las peticiones a favor de que Estados Unidos aplique más medidas de presión para el pronto retorno de la paz a Honduras.

Como antecedente el pasado 7 de agosto, 15 congresistas latinos encabezado por Raúl Grijalba remitieron una carta al Presidente Barack Obama solicitando que denunciará el Golpe de Estado ocurrido en Honduras y, que de inmediato, aplicara acciones económicas contra el gobierno de facto. En esa misma carta dijeron apoyar la solución de la crisis a través del arbitraje del Presidente de Costa Rica Óscar Arias.

No obstante, las violaciones en materia de Derechos Humanos, documentadas por diversas organizaciones entre estas Amnistía Internacional y Reporteros Sin fronteras, se mantienen. Las acciones contra quienes buscan el retorno a la democracia en Honduras son parecidas a las época de desestabilización política en la década de los 70,s y 80,s.

La iniciativa de los Congresistas Latinos es congruente con los sagrados cimientos de la democracia y justicia social. Es la invitación, en buen tiempo de hacer viajar a Honduras por el rumbo correcto, por los senderos de paz y no por el maltrecho camino con que lo han obligado aquellos que han convertido al país, en su isla de la fantasía.

Luther Castillo, un joven médico, respetado en Honduras por sus obras a favor de su comunidad étnica garífuna, agradeció el gesto de solidaridad con el pueblo hondureño, que sufre bajo las botas del ejército que se alió con los ricos y poderosos del país.

La ley del fusil, la ambición al dinero, los asesinatos, la represión y brutalidad policial contra la población, se han instalado en Honduras desde la el 28 de junio pasado, de esto somos testigos, pero no será por mucho tiempo. La sangre manada en las calles del país, el llanto de las madres se reivindicarán muy pronto y si es con ayuda de propuesta como los Congresistas Latinos, mucho mejor. El nuevo amanecer nos espera ya.