sábado, 19 de septiembre de 2009

Gobierno golpista tendría, sólo en Tegucigalpa, cuatro casas de seguridad, denuncia presidente del CODEH


Foto http://www.tortillaconsal.com/27-28.html. Zelaya, Luther Castillo, Andrés Pavón y César Ham  en la noche del 27 de junio, momentos antes del golpe.

El Presidente del Comité para la Defensa de los Derechos Humanos en Honduras (CODEH), Andrés Pavón denunció la existencia, sólo en Tegucigalpa, de al menos cuatro casas de seguridad que el gobierno golpista y específicamente los militares utilizan para someter a personajes caracterizados de la resistencia contra el golpe de Estado.
La anterior declaración la dio Pavón en el marco de una entrevista en las afueras de Canal Once, justo cuando técnicos de la Comisión Nacional de Telecomunicaciones (CONATEL), hacían lo pertinente para bajar la señal de ese canal del satélite, según denunció de Radio Globo.

Durante la mañana de este 18 de septiembre, personal de CONATEL se hicieron presentes en Canal Once, se destaca que de en este mismo sitio se provee señal satelital a Radio Globo, una de las dos emisoras en el país que informa diariamente los pormenores de la Resistencia y que ha asumido una total oposición frente al Golpe de Estado de Micheletti.

Enterados del asunto periodistas de Radio Globo se apersonaron al sector, en seguida hicieron un llamado público de auxilio a la Resistencia que llegó en cuestión de minutos. Así llegó Andrés Pavón, quien el pasado mes de mayo, había denunciado ante los medios de comunicación, la existencia de un plan para dar un Golpe de Estado y capturar al presidente Manuel Zelaya.

Sobre las casas de seguridad, Pavón dijo que desde ahí se da seguimiento a periodistas, dirigentes y otras personas, como en la década de los ochenta. Las casas seguridad, de policía y de inteligencia, se refiere a una ubicación domiciliaria segura para mantener protegidos a testigos, agentes u otras personas que se encuentran en peligro. En este caso podrían ser centro de tortura, monitoreo. El CODEH manifestó, una vez más, su preocupación por la inexistencia de derechos humanos en Honduras desde la fecha del Golpe de Estado, 28 de junio, a la fecha.