lunes, 28 de septiembre de 2009

Micheletti comienza su arrepentimiento y pide perdón por decreto inhumano



Foto: Paul Carbajal

El gobierno golpista abrió hoy la ventana para la revisión del decreto ejecutivo PCM-M-016-2009, mediante el cual fueron suspendidas la garantías individuales a los hondureños durante 45 días.

El objeto de esta reflexión, entre otras cosas es, luego que el Congreso Nacional lo mandara de regreso para su revisión al Ejecutivo. Los golpistas también invitaron a los Cancilleres de la Organización de Estados Americanos para que vengan al país el próximo 7de octubre.

Las dos determinaciones fueron recibidas con gran fervor en la población hondureña ya que consideran que, en materia de daño, ya Micheletti y los suyos hicieron demasiado. Este martes 29 en reunión de “Consejo de Ministros” podrían ablandar las duras medidas decretadas a contar del domingo anterior.

Lo decretado por el Poder Ejecutivo da miedo por que se resume en que las libertades de todos los ciudadanos de Honduras corren a discreción de los militares y policías. Entre otras cosas prohíben las reuniones de personas en un número mayor a 5. También se autoriza el cierre de medios de comunicación e interrumpe la libertad de expresión.

En lo concerniente a medios de comunicación es un apartado con nombre y apellido; Canal 36 y Radio Globo que este lunes amanecieron militarizadas y fueron sacadas del aire.

Una ola de críticas e inconformidad se sintió en la población hondureña luego del inhumano decreto que, solo es aguantado, por temor a las balas que dispara la Policía. Micheletti ha dado la orden de reprimir toda las manifestaciones en contra de su regimen, entre tanto brinda protección a los que se muestran favorables a él. La Policía se da gusto, se denucian palizas y hasta violaciones de mujeres.  

Entre tanto, el gobierno de facto lanzó este lunes una invitación a un grupo de cancilleres latinoamericanos de la Organización de los Estados Americanos (OEA) para que llegue a Honduras el 7 de octubre a fin de impulsar una solución a la crisis política que agobia al país tras el derrocamiento del presidente Manuel Zelaya.

El domingo, el gobierno golpista negó la entrada a cuatro de cinco delegados de la OEA. Los funcionarios fueron enviados a Costa Rica y de allí a Miami, en otra señal de que lo de Micheletti, se ha convertido en una dictadura dirigida por los circulos más represivos del país.