viernes, 16 de octubre de 2009

¡ Horas de expectación en Honduras!


Un ambiente de expectación e intenso suspenso se aprecia en Honduras al cumplirse este mediodía el fin del dialogo bilateral por el retorno a la democracia en Honduras.


A las 12, (2 de la tarde hora de NYC) se supone habrá una conferencia de prensa en donde ambas partes; Melistas y golpista darán, el resultado final de su negociación. Este acontecimiento supone imperiosa trascendencia para el futuro cercano de Honduras. La comunidad internacional también está expectante.

Víctor Meza, Ministro de Gobernación legítimo y uno de los representantes de Mel Zelaya había dicho que ya se había consensuado un texto único, pero aún no se le podía llamar acuerdo. Todo parece indicar que se transtornaron los términos y se derrumbó.

El presidente Mel Zelaya había dicho que la fecha del vencimiento del dialogo era el 15 de octubre, ayer. Meza, sin embargo, indicó que en aras de la paz, prolongaron ese plazo hasta hoy a las 12 del mediodía. Hoy se sabrá si Micheletti, deja o no el poder. Los Melistas y la Resistencia no aceptaron una tercería como ofreció Micheletti.

Mientras tanto, las medidas de seguridad se han acrecentado alrededor de la Embajada de Brasil, en donde se encuentra hospedado Mel Zelaya desde el pasado 21 de septiembre. La cantidad de efectivos ha sido multiplicada. También una serie de policías se han apostado en los alrededores de la Universidad Pedagógica Nacional de donde la Resistencia acostumbra iniciar sus marchas. El gobierno de facto ha hecho andar todo su aparato de promoción, controla los medios de comunicación, sus activistas andan en todas las radios y televisoras, comunicando su verdad. En Tegucigalpa, sí que se advierte expectación y suspenso, aunque no logra silenciar las actividades normales de la capital.

La Resistencia ha dicho que no acatará ningún arreglo que no contenga la restitución del presidente Manuel Zelaya y, desde hoy asegura que arreciará con sus manifestaciones. Una de sus medidas será desoír absolutamente el llamado a las elecciones. Esto significa, nada menos y más que el boicot de la Elecciones Generales programadas para el 29 de noviembre próximo y, mediante la cual la clase golpista se propone legitimar el derrocamiento por la vía armada del orden constitucional y del Presidente Mel Zelaya.

La muestra relevante de que el gobierno de facto no tiene ningún intención de paz es que cuando vino, la semana anterior la Comisión de la OEA, Micheletti dijo que quedaba derogado el decreto de suspensión de garantías individuales, pero todavía sigue en vigor al no haber sido publicado por La Gaceta. Bueno, en todo caso, ya sabemos que se trata de una dictadura.