viernes, 18 de noviembre de 2016

¿Quién es la mujer hondureña que simbolizó la decepción de la derrota de Hillary Clinton y cuatro años antes, la alegría en el triunfo de Obama?

Es una emotiva y apasionada activista garífuna del Partido Demócrata cuya foto apareció en varios periódicos del mundo 

Martha Núñez en el 2012 celebrando el triunfo de Obama. Esta foto apareció en muchas periodicos del mundo
Tegucigalpa, Honduras 18 de noviembre de 2016.-  Martha Núñez de 58 años fue en 2012 el rostro de la alegría en el triunfo del presidente Barack Obama  y este año lo fue en la tristeza de la derrota de la candidata Hillary Clinton. Así apareció en varios periódicos de Francia, Italia, Noruega y Estados Unidos.

El padre de Martha lera originario de la comunidad garífuna de San Antonio y su madre de Aguán, ella nació en Coyoles Central y creció en La Ceiba. Desde hace 30 años vive en el condado de Bronx, Nueva York. Es una ciudadana estadounidense que simpatiza con el Partido Demócrata lo que la llevó  a ser donante de ese Partido.

De ahí viene que un día recibió un correo electrónico invitándola a ser voluntaria en el Partido. Dijo que sí y hasta ahora ha participado para la elección  de Obama y ahora en el fracaso de Clinton. También hizo proselitismo en dos procesos para la alcaldía de Nueva York;  Con Blomberg y con Di Blasio. Ambos resultaron ganadores.

¿En qué consiste su trabajo?, conseguir votos. Lo hace llamando desde los centros que habilita el partido al que acudía sus días libres, feriados y fines de semana. También buscó votos yendo de casa en casa como lo hizo visitando peligroso suburbios de Pensilvania. Hizo miles de llamadas a Florida, Ohio y Atlanta.
Así la mostró el Dagbladet de Noruega en la amrgura de la derrota de Hillary Clinton

Según ella la derrota de Hillary Clinton se debió a la reapertura de  la investigación  de la FBI.  Ellos al final no encontraron nada, pero el daño ya estaba hecho. "Dos días antes de las elecciones estábamos 4 puntos arriba, por eso pensé que la pérdida no era posible”, dice.

En la inauguración del segundo
mandato del Pres. Obama en 2013
La noche de la elección, el 8 de noviembre estaba en el Jacob Center en una posición privilegiada.  Las cosas iban cada vez peor para Clinton. Entonces el grupo de "Clintonianos" se agarraba de las manos, se abrazaba y oraban. Pero el conteo iba al revés, las lágrimas comenzaron a venir. En una de esas no pudo más y desplomó su cabeza sobre su brazo, una pose de derrota. El fotógrafo estaba  ahí y captó la imagen que se convirtió en el símbolo del fracaso del partido  demócrata.

"El que no lloró esa noche fue porque no sintió la pérdida, trabajé casi 14 meses en la campaña”, dice recordando los momentos de tensión en la espera del conteo de votos y en el momento cuando la derrota quebró su estado emocional.


 ¿Cómo es que entre miles de personas, los fotógrafos la escogen a ella? ¿Cómo es que la escogieron para la alegría de Obama y cuatro años después para la tristeza de Hillary? ¿Cómo es que tiene la fortuna de estar en la ruta de los fotógrafos? Ni ella lo sabe. Es un misterio. No hizo nada para ello, son los fotógrafos los que la han escogido.  

Se me ocurre que es una mujer sumamente expresiva. Efusiva en la tristeza y en la alegría. Las fotos necesitan esa carga emocional porque trasmiten algo.   Martha también tiene personalidad, mucho enganche y es deshinibida.  

"Trabajé por Clinton sin ningún interés personal, tenía la esperanza de que ella podía ayudarnos en el tema de migración. Muchas madres tiene problemas, mucha gente inmigrante y ahora yo no sé qué pasará con Trump”, finalizó.