domingo, 18 de octubre de 2009

¿El Congreso o la Corte? El gran dilema de la restitución de Mel Zelaya

Micheletti y Zelaya en los buenos tiempos

Honduras se encomienda a la Corte Suprema de Justicia (CSJ) o al Congreso Nacional (CN) para sacarla de la crisis política interna y del congelador de la diplomacia internacional. Por el espiritu del problema y el interes patrio, debería ser lo mismo, pero no lo es. Viendo el panorama, ir al Congreso o a la Corte supone la balanza para uno y otro lado. Mel Zelaya y el golpista lo saben bien.

Se supone que el dialogo entre los representantes de Mel Zelaya y del golpismo, desarrollado a instancia de la Organización de Estados Americanos (OEA), estaba revestido de poder absoluto para encontrar una salida al asunto, pero no fue así y aquello de pensar en Honduras, sólo fue de diente a labio.

Lo que acordaron las comisiones es que el punto 6 del Acuerdo, el de la restitución de Mel Zelaya, sea decidido por otro foro; ya sea la CSJ según lo pide Micheletti y el golpismo, o, el CN según lo propone Mel Zelaya y su gente.

Pero ¿qué hay de tras de todo esto? La actual CSJ fue escogida y juramentada por el gobernante de facto, cuando actuaba en su condición de presidente del Congreso. La Corte ha tenido un papel Michelettista, golpista y anti Zelaya, imposible de esconder. Los golpistas utilizaron la Corte para derrocar de Zelaya. De modo que, si el conflicto va a la Corte, no se espera otra solución diferente a la de dar razón al golpismo. La Corte no se echará atrás en su cooperación por derrocar a Mel, todo al contrario, si mil veces les dan la oportunidad para hundir a Mel, mil veces lo harán.

El historial de resoluciones de la Corte, en temas relacionados a Zelaya, le es negativo. Basta con decir que no hay ningún proceso contra los que sacaron del país a Mel, ni contra los que hicieron la supuesta carta de renuncia, así se ve para donde corre el agua. La independencia y la profesionalidad de los miembros de la Corte está en entredicho y esa duda se la ganaron por voluntad propia.

Pues bien, ¿qué pasa si la decisión la da el Congreso? Aunque este organismo desprecia a Zelaya, lo cierto es que aquí prima el interés político. Iniciando por los diputados del Partido Nacional, activistas del aspirante presidencial y con grandes posibilidades de triunfo, Pepe Lobo, decidirán por el retorno de Mel, porque al sentirse ganadores de las elecciones saben de la dificultad de no tener el reconocimiento internacional. Además, quieren asegurar el libre desarrollo de las elecciones, para seguir haciendo lo mismo que hacen antes de Mel.

Misma condición se encuentran los diputados activistas de Elvin Santos. También votarían por la restitución de Zelaya. Además, existen 22 diputados, como Edmundo Orellana, Carolina Echeverría y José de la Paz Herrera, entre otros, que están a favor de Mel Zelaya, al igual que los diputados de la Unificación Democrática.

Los dos escenarios están claros. Congreso o Corte, es un eufemismo de democracia o golpe de estado; es decir, Mel o Micheletti. Este lunes los golpistas dirán si aceptan, si inalmente se juegan su destino en el Congreso o, prefieren seguir mandando a punta de fusil.